miércoles, 15 de octubre de 2014

El hambre y el humor

Resulta que a Emilia la tenemos restringida en su alimentación. Esto quiere decir que toma bastante menos leche que los demás bebés de su edad, porque no es bueno para su corazón que haya demasiado líquido circulando en el organismo. Es por esta misma razón que toma diurético dos veces por día: para ayudarla a eliminar el excedente y no forzar más de lo necesario su corazoncito. La cuestión es que se trata de un equilibrio muy delicado entre comer y crecer por un lado, y conservar lo mejor posible su función cardíaca por el otro, equilibrio que se traduce en una disimulada pulseada entre profesionales, neonatóloga y cardiólogas, cada una tirando para su lado. Después de ir dándome cuenta de que muchas veces confundí cólicos con hambre, o sea, después de entender que Emilia lloraba muchas veces con la intensidad de los cólicos pero por hambre (sí, HORROR), y, en consecuencia, una vez que dejé de confiar ciegamente en el criterio de las cardiólogas, opté por abrazar la tendencia de la neonatóloga a aumentar lo más posible las dosis de leche. Un bebé llorando de hambre es de lo más feo que se puede ver. Claro que habitualmente no es muy común, porque la teta a demanda y todo eso, pero en mi caso resultó que no fui la lechería que creí que iba a ser, así que la nena pasó hambre. Ahora que ajusté las cantidades y que Emilia vive felizmente sin la irritación y la irascibilidad que provocan el hambre, veo aflorar su verdadero carácter, que es todavía más dulce, más alegre y más lindo que antes. Y eso que antes ya me encantaba. Así que puede decirse que vivo estos días todavía más enamorada, si es  que es posible. Creo que voy a estallar de amor.

5 comentarios:

  1. Emilia preciosa!!!! que lindo leer todo esto!!! Una amiga tuvo que poner a dieta de teta a su bebe porque tenía sobrepeso!! Y solo a teta!!! pero el pobrecito ya estaba teniendo dificultades para respirar!! No son situaciones agradables, pero con sus variaciones, y dejando de lado la cuestión cardiologica, suelen ser cosas que nos pasan a todas. Me alegro que haya una neonatologa que equilibre y que todo este mejor!!! Te mando besos grandes!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. fooooto foto foto foto foto foto fooooto foto foto foto foto

    :)

    ResponderEliminar
  3. Qué delicado es ese equilibrio entre el instinto de madre que quiere proteger a su cahorro y lo que la medicina dice cuando hay un problema, en ese caso, proteger su corazoncito lo más posible. Te imagino en ese vaivén cotidiano y pienso lo difícil que es aunque en definitiva ser mamá de alguien trae todo eso, con más o menos dificultades. Qué bueno que pudiste encontrar un equilibrio. Me alegra saber que podés disfrutar de estos momentos tan especiales a pesar de la situación extraordinaria que les tocó vivir. Y Emilia, una genia, claramente. Sabe muy bien lo que quiere.

    ResponderEliminar
  4. Hoy pensaba en vos, en el dia de la madre.
    Que leona sos y tu hijita, otra!
    Disfruta!!! todo estara bien!

    te abrazo!

    ResponderEliminar