jueves, 17 de julio de 2014

34 semanas y 6 madrugones

Ya tengo en mi poder la orden para el electrocardiograma y el riesgo quirúrgico de la cesárea prevista para dentro de poco más de un mes; también para el monitoreo fetal, la próxima ecografía, los extensos análisis de sangre, el cultivo, y seguramente para alguna otra cosa que me estoy olvidando por ahí. "¿Contracciones?", me preguntó, de pronto, la obstetra. "Meh, a veces se me pone la panza dura, sobre todo si camino mucho o si estoy muy cansada". "Bueno, sería hora de ir aflojando el ritmo", fue su respuesta. "Sí, sí, claro, justamente la semana próxima es la última que trabajo". "No, antes".
Imposible. Imposible.
Algo de panic attack se trasluce en mi rotunda negativa. Por un lado cuento los madrugones que me faltan, pero, por el otro, vértigo. Todo indica que se viene y pande el cúnico.

4 comentarios:

  1. Para cuando programaron la cesárea? Te mando un beso grande, tranqui, que todo va a salir bien!!!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Irene!! La fecha probable de parto es el 27 de agosto, pero esto es muy minuto a minuto, así que todavía no lo sé con certeza! :S
    Besazo, buen finde!

    ResponderEliminar
  3. Tranquila...acrodate que aflojar el ritmo a veces puede ser la manera en que se hagan las cosas en vez de dejar de hacerlas. Te mando beso grande!!!!!

    ResponderEliminar