sábado, 22 de noviembre de 2014

Tres meses!

Y la leona sigue en casa. Tuve mi momento de sentir que la burbuja se empezaba a pinchar hace un par de semanas, cuando la cardióloga nos dijo que la aorta no está creciendo acorde al resto del corazón y que vamos a tener que hacer un cateterismo en diciembre para ver si es seguro seguir esperando para operarla o si hace falta intervenir ahora. Me habló de "anestesia general", "riesgo mínimo", "firmar papeles" y tuve mi recaída al mundo del miedo y de las lágrimas. Cuando salimos del consultorio yo tenía la cara roja del llanto evacuado a medias; Emilia me miró con esos ojazos redondos, curiosos que tiene y me sonrió de costado, pícara. Se me abrió la canilla del alma. No fue muy copado de mi parte considerando que estaba en el Instituto cardiovascular infantil, o sea, rodeada de gente cuyos hijos tienen problemas. Pero bueno, he visto llorar a otras madres en ese pasillo. A veces nos toca reír. No siempre. 
Por suerte, la vida sigue y el optimismo se impone. Emilia me hace olvidar los problemas, los borra de un plumazo con sus sonrisas y con la cotidianidad que trae aparejada, porque está la gran felicidad de mirarla y pensar "es mía, por fin llegó, está acá" y sorprenderme y emocionarme, y también está el cansancio de esos días maratónicos en los que no duerme más de diez minutos por la tarde y yo me olvido de su corazón o de lo que me costó tenerla entre mis brazos y lloro de cansancio y frustración, harta de ese quejido constante como un run run cuando tiene sueño y no puede dormir, o cuando siento ese hormigueo entre los omóplatos de tanto tenerla en brazos. También tuve mi momento de angustia con el tema de la teta y la lactancia medio frustrada, un poco porque no tuve la leche que creía que iba a tener y otro poco porque, a consecuencia de lo primero, Emilia terminó prefiriendo la mamadera y llorando como si hubiera visto al mismísimo Judas frente a mi teta, con la que la perseguía insistentemente, como una desquiciada. Finalmente no hubo sacaleche que valga, la cantidad no paró de mermar; cumplidos los tres meses le puse punto final al tema y descorché un vinito tinto, cosa que extrañaba hacía casi un año.
En fin, nada, la vida misma, cosas simples, mínimas, que van llenando mis días. 

10 comentarios:

  1. Brindemos por las cosas simples, de todos los días!!! Te mando un beso grande!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Brindemos porque siempre es todavía! Besote Irene, gracias x el aguante :)

      Eliminar
  2. como dice Irene, a brindar por todos los dias, tenes una fortaleza increible!!! y un milagro que te mira!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Dani! Todas somos fuertes, todas atravesamos situaciones que requieren lo mejor de nosotras. Por suerte, siempre nos sorprende descubrir que podemos un poquito más! BesazO!

      Eliminar
  3. Hola bella, me alegra que Emilia se esté poniendo grande y fuerte. Y vos a cada paso te hacés también más grande y fuerte. Brindo con vos, aunque yo sin vinito, en plena bestaespera.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bellísima, brindemos con agua, limonada, te frío, pomelo citrus, lo que sea, pero brindemos por la vida, más que nunca! Vamo' lo pibe', vamos las gaviotas! :)

      Eliminar
  4. Feliz cumple-mes Emilia!!
    Un beso enorme desde el otro lado del océano... :-)

    ResponderEliminar
  5. Bue, obvio que vuelvo dpues de un mes sin compu y el comentario se borra!!! Decía que yo tambien brindo y que me parece genial priorizar la tranquilidad materna, que al fin y al cabo va a ser la de la familia! te mando beso grande!!!!

    ResponderEliminar
  6. Feliz cumplemes a la princesa!

    eres una luchadora y tienes a tu hija en brazos, no pienses mas alla y disfruta del dia a dia.

    Un besazo enorme

    ResponderEliminar