miércoles, 24 de diciembre de 2014

4 meses, una navidad, un nuevo año!

Las horas pasan bulliciosas o cansinas, cálidas, con luz tenue y olor a camellito bebé; los días, las semanas vuelan y nos encontramos festejando un mes más de Emilia, en casa, con salud. La dicha inmensa y la gratitud, marcan cada uno de nuestros últimos cuatro 21. Unos pasitos más allá, su primera navidad. Compro estrellitas para dibujar su corazón en la noche y ella me mira con ojos profundos desde los brazos en los que está. Pido deseos tan obvios que no son secretos y a las doce me emociono al recordar que un año atrás anunciábamos que en mí se estaba gestando nuestro mayor regalo. Un año atrás ella era solo unos centímetros de sueño; hoy la tengo conmigo. En el medio, todo: el abismo, la resurrección. El dolor y el miedo inconmensurables. La esperanza, la fe, el amor más grande de la vida. El día a día, los instantes eternos.
Despido este 2014 con inmensa gratitud y felicidad. Nos esperan grandes desafíos para este 2015, y los vamos a enfrentar con amor, esperanza y coraje.
Muchas gracias por haberme acompañado en este atribulado camino; deseo que este nuevo año nos traiga a todas nuestros milagros!

4 comentarios:

  1. Brindo por los milagros, porque durante el año me emocioné con esta historia de vida. Brindo por Emilia.
    Felicidades!

    ResponderEliminar
  2. brindo por vos, por uds, por ella y porque se haga realidad el deseo de tantas que esperamos todavia.
    beso grande!

    ResponderEliminar
  3. Emilia es una super niña! Porque tiene una super mamá! Chin chin, linda, que este año nos encuentre festejando, cantando y sonriendo por la vida.

    ResponderEliminar
  4. Que tengan un excelente año, con todo el amor y la fuerza!!
    Besos

    ResponderEliminar