lunes, 28 de abril de 2014

Sobrevivir al domingo

[Qué ingrata que soy con este blog: el impulso de escribir me viene siempre con la angustia y poco con la felicidad.]
Acá estamos, después de un fin de semana difícil. El sábado no tanto porque tuvimos miles de cosas que hacer con otra gente, así que no pudimos meternos para adentro y dedicarnos a procesar y a llorar y a hablar de lo que sentimos como sí lo hicimos el domingo, entrelazados cucharita en la cama, con un rollo de papel higiénico que bajamos en hora y media cuando se nos terminaron las carilinas. El domingo fue muy duro, de mucho llorar, de aceptar con mucho dolor que se nos vienen tiempos difíciles. Fue momento de secarnos mutuamente las lágrimas y de entender que vamos a tener que ser fuertes el uno para el otro y los dos para Emilia; que este lapso de llanto tiene que tener un tiempo acotado y que después hay que darle paz a esta gordita que todos me dicen que siente si sufro. Son momentos difíciles, de angustia, de dolor, de impotencia, de desasosiego, de desesperación. Pero también son momentos de amor, de mucho amor. Ayer le dije a IC que qué suerte que ya estábamos casados porque sino después de todo esto iba a querer casarme. Siento que somos uno y eso es muy bello, a pesar del dolor.

2 comentarios:

  1. Me encanta el nombre Emilia. Era uno de los que yo había elegido para mi hijita cuando era más joven y estaba en pareja con otra persona. Ahora tengo otros nombres en mi cabecita y si alguna vez tengo una nena se llamará distinto a ese bebé que me imaginé. Pero el nombre Emilia siempre me gustó, me parece un nombre musical, recto, para nada retorcido. Me imagino que quien lo lleve será una mujer hermosa, sencilla, valerosa y fuerte. Y quiero decirte algo: yo creo que tus sentimientos de angustia (que son más que justificados por el momento que están pasando) no angustian a tu bebé. Tu bebé tiene toda la paz que necesita en el útero que tan generosamente le brindaste. Llorá tranquila todo lo que necesites sin ninguna culpa. Porque todo es con amor y si es con amor tu bebé no sufre. Te lo digo yo que nací del vientre de una madre muy angustiada y que lloró mucho durante todo el embarazo porque todo era muy complicado. No te culpes por llorar o angustiarte. Le estás dando a tu Emilia todo lo que necesita en este momento. Ojalá que todo se resuelva bien. Y escribí que acá estamos para apoyarte.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus hermosas palabras, me trajeron mucho alivio!! <3

    ResponderEliminar