martes, 17 de febrero de 2015

Tres semanas y un sueño

Mañana se cumplen tres semanas y la extraño cada día, cada minuto, cada segundo, con cada célula de mi cuerpo.
Desde que Emilia se hizo rayito de sol vengo despertándome cada día en medio de la noche. Supongo que algo me perturba, un sueño o algún pensamiento; sin embargo, hasta anoche no recordaba haberla soñado nunca. Pero ayer soñé con ella. Soñé que Emilia moría en mis brazos y que yo la arrullaba, la mimaba, la besaba, le cantaba suavecito, la acariciaba y la protegía hasta el final. En el sueño me sorprendía ver cuánto tardaba en apagarse. Finalmente ella se iba con una sonrisa en sus labios y mucha paz en su rostro. Creo que eso intenté darle hasta último momento, y creo que un poco lo logré. Supongo que por eso también me desperté sin culpa.
Pero la echo tanto de menos que cada vez que lo pienso me dan ganas de llorar.

6 comentarios:

  1. Aunque la marcha de Emilia haya sido un momento triste, por tus palabras y los sentimientos que transmites, Emilia tuvo a la mejor madre del mundo.Sigue adelante, tu estrellita te guiará en el camino.

    ResponderEliminar
  2. Querida mama de emilia coincido con el comentario anterior: tuvo a la mejor mama del mundo....sigue adelante por ese pedazito de cielo que tenes y que te hizo conocer el amor mas intenso que pueda existir y sentir alguien nunca

    ResponderEliminar
  3. Le diste buena vida a Emilia. Y por el relato que hiciste de aquel odioso miércoles, también le diste un buena despedida. Es bonito ver cómo la quieres tanto.

    ResponderEliminar
  4. Quiero comentar desde hace días pero no puedo, se me hace un nudo el corazón. No las conozco pero no dejé de pensar en ustedes un solo día; la hermosa Emilia te va a acompañar siempre y vos sos la mejor mamá que pudo haber tenido.

    Un beso grande, Phoebe

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por sus hermosos comentarios, son de verdad unas grandes compañeras. No nos conocemos, pero me hacen mucho bien. Gracias <3

    ResponderEliminar