jueves, 5 de febrero de 2015

Una semana, un viaje

A las 23.05 hs del miércoles estábamos cenando en casa con IC, mi mamá y una amiga. Miré la hora y se me cerró la garganta: se cumplía una semana. Ahora ya hace más de una semana que Emilia está persiguiendo mariposas y yo por momentos siento que fue hace un milenio que sucedió todo, y en otros que la tengo que ir a buscar, que está durmiendo la siesta en mi cama.
Cada día estamos "mejor", tal como le prometimos. Puedo mirar sus fotos y vídeos sin terminar siempre llorando, pero el vacío, el silencio de la casa sin ella es demoledor.
Armamos un viaje de último momento: en un par de horas estamos partiendo hacia Berlín, donde vamos a quedarnos durante febrero. IC tiene una gran amiga que se ofreció a hospedarnos y nos está organizando actividades para ver si logra distraernos. Yo creo que el clima de allá, con su gris, con su bruma, con su llovizna, es perfecto para este momento.

12 comentarios:

  1. Seguí escribiendo(nos), las palabras, y el tiempo, Irán rodeando bordeando su ausencia. Muy buena idea la del viaje! Gracias por compartir. Pd: Hoy, después de posponer mucho, llevé a mi hija Camila a vacunar. Pensé en vos y en todo lo que pasaste y bancaste. Me sentí cobarde, respire y fui. Tu experiencia ayuda de tantas formas. Gracias de nuevo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marta, me alegra saber que esto que nos pasó sirve, de alguna manera, para los otros.
      P.D: Igual es feo llevar a vacunar a los hijos, yo tampoco lo pasaba bien :P

      Eliminar
  2. Hoy pense en vos todo el dia, por unos tramites horribles que tuve que ir al centro, termine en la catedral, en pleno plaza de mayo rezando por vos, por tu estrella.
    Yo no rezo nunca, ni por mi propios deseos, pero algo mas fuerte me hizo entrar sin pensarlo.
    Te abrazo desde lo mas profundo de mi corazon.

    ResponderEliminar
  3. te envío mil cariños.

    ResponderEliminar
  4. Que las mariposas sigan volando y Emilia corriendo tras de ellas, en libertad. Hoy pensé que Emilia nos vino a enseñar el amor incondicional, tan difícil que es amar así.... cuantas de las que te escribimos sin conocerlos, esta historia tan vivida, tan abrazada, tan llena de tierna humanidad, compartimos tanto dolor como alegría. Ame a Emilia a ese pedacito de piel dorada y ojos de mar a través de tus relatos. Ame a Emilia , a tu familia sin esperar nada, Bendito el amor incondicional, que tanto falte me hace. Que tengas un viaje de reencuentros contigo y con tu compañero de viaje, que salga fortalecido el amor de los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gabriela, no puedo decirte cuánto me emocionó tu comentario. Gracias.

      Eliminar
  5. El viaje continúa...

    Que el amor no los deje ni a sol ni a sombra...

    ResponderEliminar
  6. Dulce Emilia. No puedo dejar de pensar en ustedes. Bombon. Pedazito de cielo. Ternura infinita. Bebe bellisima bebe....les mando un abrazo y fuerzas para seguir adelante

    ResponderEliminar