lunes, 21 de septiembre de 2015

Las opciones

Estuve un poco boyando estos días, dando vueltas en redondo, como cuando te encontrás en la cocina y después no te acordás para que fuiste; así, avanzando a los tumbos. No sé bien qué siento. No sé bien qué quiero.
Llegaron los nuevos resultados de IC y es una cosa de locos, dan cada vez peor. Ahora mejoraron unos parámetros y empeoraron otros, pero la cuestión es que cada vez contamos con menos nadadores. Entonces estoy despidiéndome de la fantasía de los embarazos naturales, porque, vamos, pocos nadadores, casi 40 pirulos, una trompa menos... convengamos que es seguir agarrada a una ilusión medio ciega. Él está en fase de negación: me dice que al final estos resultados son cualquier cosa, que cómo puede ser que de una vez a la otra sean resultados diametralmente opuestos y blablá. A mi me irrita que se ponga en esa posición, preferiría que se preocupe y salga corriendo a pedir un turno con su andrólogo, que trate de compensar con gestos de buena voluntad esto de que yo por cuestiones relativas a nuestro proyecto de paternidad ya entré cuatro veces al quirófano, pero bueno, no sé qué pretendo, darle el libreto para que viva y sienta a mi gusto, no se puede. Además soy injusta, y lo sé. Lo digo de enojada. Por eso preferí cerrar el pico y dedicar mi energía a soltar la preocupación por la cantidad de nadadores, porque si acepto de una vez por todas que lo nuestro -si se vuelve a dar- va a ser con un laboratorio de por medio podría relajar y dejar de hincharnos las pelotas.
Y además hay otra cosa: en varios blogs amigos últimamente encontré reflexiones sobre el camino de la adopción que me resultaron un bálsamo. Sentí un gran alivio al permitirme pensar en una nueva puerta a la maternidad, porque siento constantemente la presión de la carrera contra el tiempo y es una cosa horrible, una cuenta regresiva a la infelicidad. Siento que tengo una tonelada de cosas para pensar, pero que todas me llevan a ver una luz al final del túnel.
Hoy es 21 de septiembre, empieza la primavera. Hace un año la tenía a Emilia durmiendo en la wawita violeta mientras le sacábamos fotos junto a un cartel que decía algo así como "Hoy cumplo un mes, traje la primavera y la festejamos en casa!" y todo era optimismo y alegría desmedida.
Hoy el panorama es distinto, no tengo alegría ni optimismo, pero mi deseo para este nuevo ciclo que comienza es que florezcan el amor y la vida, en todas sus formas, y que alguna de ellas nos abrace.

12 comentarios:

  1. No hay dia que no piense en vos, en uds, en Emilia...
    Te juro que es asi...
    Que "casualidad" que la idea de una maternidad diferente nos encuentre pensando casi lo mismo, no?

    Que florezca tu primavera, como sea, pero que florezca!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que nos florezca la vida a todas! Cuando hay tanto amor para dar, solo hay que saber buscar la forma de canalizarlo ♥

      Eliminar
  2. En estos días me acordaba de ustedes, que hacía mucho que no escribías, de los planes para septiembre... Te mando muchos besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) No tengo muchos más planes para Septiembre que tomarme alguna rica Stella Artois bien fresca al atardecer, jaja! Con esto del ectópico tengo que esperar por lo menos tres meses para volver a intentar un embarazo... Igual necesito descansar del estrés así que mal no me viene! Besos y abrazos ♥

      Eliminar
  3. LO mejor de lo mejor para ustedes, me emociona que consideren la adopción, ayer hablaba con un vecino porque acaban de festejar los 15 de la hija, me contaba de la emoción de ella, del video que hicieron los amigos a escondidas, y me acordaba de cuando la adoptaron chiquitita, cuando les llegò, los miedos, las anécdotas, tantas cosas que se hubieran perdido, ellos y ella... Te mando un beso enorme, Emilia presente!! Ashiku

    ResponderEliminar
  4. Habladlo calmados, sea la decision que tomeis seguro que es la correcta y Emilia asi os lo hará saber. Besos preciosa mia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii, hay mucha tela para cortar todavía, sigo dispuesta a intentarlo algunas veces más porque soy muy muy muy cabezona, pero saber que hay otras opciones ya de por sí me alivia. Incluso hemos estado hablando que aunque lográramos otro embarazo tal vez podríamos anotarnos para adoptar igual, no sé si son caminos que se excluyen... en fin, muy verde todavía, apenas unas reflexiones :) Besos a tus princesas y gracias por hacerte el rato para pasar!!

      Eliminar
  5. No sé qué pasa pero de pronto parece que los caminos "alternativos" nos encuentran a todas. Vengo del blog de Amapola y me siento completamente identificada con sus palabras. Llego al tuyo y entiendo cada una de tus reflexiones...

    Hay algo hermoso esperándonos, lo sé, lo sabemos. No llegará por donde creíamos que llegaría, pero llegará seguro. Tendremos nuestra primavera :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasa que tenemos amor para repartir!! Ya encontraremos la mejor forma, que nos llegue la primavera a todas ♥

      Eliminar