martes, 8 de septiembre de 2015

Volver, una vez más

Acá estoy de nuevo en la oficina, después de unos cuantos días fuera de acá y también fuera de mí. Ni bien llegada de la clínica a casa lloré durante días a los gritos, sacada. Lloré de rabia, lloré de pena, lloré redondo, gordo, caliente de frustración, de impotencia, de injusticia, de odio. Lloré en la cama, en el living, abrazada a la osa gigante de Emilia, lloré en su cuna, de rodillas, parada, bajo la ducha, haciendome mates, en el balcón. Lloré en todo momento y lloré por todo, menos de dolor físico, porque lo que es doler, nada. Me operaron por laparoscopía, así que la recuperación fue genial, solo me quedan cuatro puntos que me recuerdan que tengo una trompa menos. Lo que tengo es el alma maltrecha por esta crueldad innecesaria de la vida, de hacerme pasar el primer aniversario del nacimiento de Emilia recuperándome de este chasco.
Durante esos días me di permiso para tenerme pena y lloré amargo, tendido, sintiéndome una mártir, la víctima de un elefante déspota que no se cansa de caminarme encima. Tengo que reconocer que abusé un poco, incluso, de ese papel.
Pero es momento de parar un poco con esta espiral negativa de la auto-conmiseración, porque sino se vuelve real. Uno es uno y sus circunstancias, y estas son las mías. Muchas buenas y muchas malas. Dejar que las malas me venzan sería dejar de ser quien soy, y fue recién a través de estos trances que me tocaron pasar que pude pispear la naturaleza de mi verdadero yo. Mi verdadero yo está habitado por un tipito que se mata pedaleando en el centro de mi alma. Pedalea, pedalea, pedalea, y por un sistema de poleas con ese pedaleo genera un viento que anima una llama, en el medio de mi corazón. Esa llama calienta y calienta y por otro sistema cuyos detalles ignoro me activa. "Me activa" es una manera amable de decirlo, porque en realidad me obliga, me empuja, me tironea para adelante, aun cuando no tengo ganas de nada. Yo soy yo gracias a esa llamita que me impulsa a seguir.
Así que acá estoy, siguiendo.


24 comentarios:

  1. Mucha fuerza para continuar. ,hay tanto amor en vos que esa es tu energia para salir adelante, te deseo que estes bien♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Laura, es verdad, el amor es el motor de todas las cosas ♥

      Eliminar
  2. Esperaba ansiosamente y en el silencio de mi mente, volver a leerte. Volver a saber de vos.
    Mientras a veces lloro, por circuntancias diferentes, me acuerdo de vos, de tu fortaleza, de tu gran valentia, de esa gran llama que anida en vos y que te mantiene "siguiendo".
    Cuando pienso en vos, me siento injusta llorando, pero aun asi lo dejo salir, porque vamos! es la vida, no?

    Te admiro profundamente y aunque eso no sea nada, lo que si vale, es la inspiracion que me estas dejando.
    De veras que si.

    te abrazo desde aca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Dani, me pasó lo mismo con vos en los momentos difíciles, estamos para acompañarnos y ayudarnos entre todas. Pero nunca minimices tu dolor, todos cargamos nuestra cruz y que haya alguien que la pasó "peor", ponele, no quita que para vos tu dolor es grande. Esto no quiere decir que haya que regodearse en él, pero sí aceptarlo y darle su lugar, para mí solo así se puede superar los tragos amargos. Abrazos y besos!!

      Eliminar
  3. Te leí de casualidad y me diste mucha admiración por tu valentía para afrontar las cosas jodidas de esta vida, creo que como vos bien decís ya es tiempo de dejar el pañuelo de lado y comenzar a llenarte de esperanza a fin de cuentas ya está llegando la primavera y cuando nuestro interior cambia nuestro exterior lo refleja, ánimo luchadora que solo lo bueno ya se acerca!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anónimo, me arrancaste una sonrisa optimista ♥

      Eliminar
  4. Yo también estoy volviendo, asi que te acabo de leer toda de un tirón. Y bue, que decirte? No sé por que la vida nos hace estas cosas, estas pruebas. Voy a tratar de pensar que sus motivos tendrá. Trato cada dia, para que me sea un poco más leve todo y para no perder el sentido. Te mando abrazo muy grande y sigamos siguiendo!

    ResponderEliminar
  5. Eres lo más. La vida sigue, es así de duro y de inevitable. Ojalá pudiese una pararlo todo cuando pasan estas cosas, pero no se puede y tú lo llevas con tanta dignidad y fortaleza... Mucha fuerza. Deseo de corazón que empiecen ya a pasarte todas las cosas buenas que te mereces.

    ResponderEliminar
  6. Oye, además de inspirarme admiración y de sentir ejemplar tu historia, te digo que escribes muy bien. Es una tontada al lado de lo que llevas vivido, pero qué quieres, la imagen del pedaleo la tengo clavada en la cabeza, y en cierto modo de me identifico con ella. Estoy convencida de que tendrás un bebé.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja gracias Lola, me alegro que te guste. A pedalear se ha dicho! ♥

      Eliminar
  7. Ánimo, guapa, tienes una fortaleza envidiable. Te mando mucho cariño desde España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Luli, creo que todos tenemos una fortaleza que desconocemos, vamos dosificando a medida que necesitamos! Beso transoceánico ♥

      Eliminar
  8. si pedalear para que la vida siga, si que esa llama siga creciendo siempre, hasta que sea una hoguera de puro amor , y que la linda leoncita de Emilia la pueda sentir y ver. un aguacero de abrazos. Solo nos queda sentir y fluir.

    ResponderEliminar
  9. Te leo hace mucho,en silencio,desde que la hermosa Emi se gestaba dentro tuyo. Llore con vos cuando Emi se fue y llore con vos cuando publicaste ectópico. Sin conocerte,sin conocerlas muchos de los que te leemos lloramos,como no vas a llorar vos? Me alegra volver a leerte,te deseo de corazón paz y mas fortaleza de la que ya tenes,pero sobretodo te deseo que la vida deje de ensañarse con vos y que algún día todos lloremos con vos pero de felicidad y justicia. Abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anónimo, qué lindo lo que decís, gracias por la compañía ♥

      Eliminar
  10. He pasado por aqui muchos días esperando esto...porque sabía que te ibas a levantar, es tu naturaleza como tu dices. Lo describes muy lindo todo, es una gozada leerte, pero lo que más me alegra es que hayas encontrado de nuevo esas ganas de seguir..muchísima suerte y gracias por seguir escribiendo. Desde España, un abrazo grande.
    Majo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Majo, linda, gracias por esa confianza! Vamos de a un paso a la vez. Gracias por leerme y acompañarme. Gran abrazo desde el otro lado del mar ♥

      Eliminar
  11. Es la vida!! Y esa fuerza que se saca quién sabe de dónde. Te toca una muy dura pero estás viva y eso tira pa´ lante!! Me alegra saber que pudiste descargarte y re encontrarte. Te abrazo fuerte, Andrea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Andre, tirar pa'lante, exactamente eso! Además, yo tengo esa vida que Emilia merecía tanto, no puedo darme el lujo de malgastarla en tristeza. Aunque bueno, un rato sí jajaja Beso grande ♥

      Eliminar
  12. Fuerza preciosa, te leo y lloro contigo, aun sabiendo que mis lágrimas solo pueden entender un 1% de lo que tu sientes, quiero mandarte un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bella, gracias por tu comprensión, besos miles a las niñas! ♥

      Eliminar