martes, 7 de junio de 2016

Semana 28

La gente me pregunta cómo estoy y yo siempre sonrío y contesto "Bien, re bien". Me miran la panzona y siento que están esperando que me queje, así que por cortesía, para no decepcionarlos, les cuento que estoy anémica y con infección urinaria y se quedan conformes, pero después agrego que eso dicen los papeles, porque yo me siento genial, no me doy cuenta de nada. Me siento feliz, agradecida, siempre agradecida, a cada instante agradecida. Me río todo el tiempo, estoy de buen humor. Y cómo voy a estar, si me siento en Disneylandia. A esta altura con Emilia estaba tremendamente angustiada, lidiando con la aceptación de lo inesperado, haciendo un curso de cardiología acelerado, leyendo todo el día de estadísticas, posibilidades, operaciones, pronósticos, casos que salieron bien, casos que no... Ahora leo sobre bebés recién nacidos. Es un abismo, la diferencia. Me regalaron un libro que se llama "El maravilloso mundo del recién nacido" y disfruto cada cosa que dice porque no puedo creer que todo salga así, bien, "normal". Lo normal es una bendición, un milagro. Hay que ser conscientes de eso. Hay que agradecer mucho, siempre agradecer.

16 comentarios:

  1. Que bueno que todo esté transitando así! Agradecer siempre si. Cuando la rabia y la pena me dejaban espacio en el que fuera el momento más difícil de mi vida (no poder quedar embarazada) me prometía que si llegaba a estar del otro lado, del de las panzas redondas y felices, tenía también que pensar el "por qué a mí?" con la misma intensidad que lo estaba haciendo en ese momento de dolor. A disfrutar y agradecer nuestra parte de milagrosa normalidad cuando nos toca entonces.
    Abrazo enorme.
    V.

    ResponderEliminar
  2. Madre mía... acabo de publicar una entrada en mi blog en la que cuento que me siento exactamente así: muy bieeeen! A pesar de las infecciones, y la placenta...
    A veces la normalidad, aunque en nuestro caso sea una normalidad un poco raruna, se agradece muchísimo.
    Por cierto... cuanto tiempo sin hablarte... muchos besos y abrazos y achuchones. ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaj siempre conectadas! Qué bien que siga todo "normal", que en realidad, en nuestro idioma es GENIAL. Abrazote y besos a la panza

      Eliminar
  3. Hola hermosas, cuánto tiempo sin saber nada de ustedes!!! Ya no podíamos más, esperando noticias de Elena, como crece, como se mueve...Feliz, por como va creciendo y madurando esa vida. Abrazos fuertes, también para papi...

    ResponderEliminar
  4. Hola hermosas, cuánto tiempo sin saber nada de ustedes!!! Ya no podíamos más, esperando noticias de Elena, como crece, como se mueve...Feliz, por como va creciendo y madurando esa vida. Abrazos fuertes, también para papi...

    ResponderEliminar
  5. Me alegro muchísimo! Y tienes toda la razón del mundo ...lo "normal" es una bendición que no valoramos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La bendición de lo normal... Queremos más "normal" ♥

      Eliminar
  6. Pues claro que sí! Hay que estar más que bien, te lo mereces, por ti, por Emilia y por Elena. Disfrutaaaaaaa!

    ResponderEliminar
  7. Ya lo creo que la normalidad es una bendición!! Cuánto me alegro de que sea así y puedas disfrutarlo en toda su magnitud despues de tanto sufrimiento. Un abrazo muy fuerte. Andrea

    ResponderEliminar
  8. Agradecer...no todas las personas se dan cuenta de la suerte que tienen al vivir cosas que se creen "normales" que ya se dan por hechas...yo creo que solo aquellas personas que vivieron situaciones limites,de esas que se llevan para siempre una parte de la propia alma,saben valorar y agradecer. Con lo importante que es!!! Feliz por ustedes,sigo rezando...veronica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay que dar nada por sentado, nunca. Gracias Vero, abrazo gigante ♥

      Eliminar
  9. Se lo merecen linda! siempre paso por aquí en silencio porque me ha conmovido mucho tu historia y no sabes todo lo que me alegra que Elena ya esté a la vuelta para salir al mundo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar