sábado, 4 de enero de 2014

Mis hormonas y yo

Mis hormonas iniciaron una revolución silenciosa adentro mío. La primera señal fue que las tetas se me endurecieron como piedras (dolor); la segunda, que lloro todo el tiempo sin razón, y cuando lloro con razón, lloro muuuucho más de lo normal. IC ya se está acostumbrando a no preguntarme qué me pasa cada vez. A veces recuerdo algo gracioso y empiezo a reír  y a reír y luego termino llorando. Inexplicable. Por lo demás, solo algunos pinchazos, dolores como de ovario, algo de calor en la panza y nada más. Ah, no, mentira: por momentos tengo un cansancio demoledor en el cuerpo, como de gripe pero sin dolor. Entonces me arrastro hasta la cama, me quedo un rato tirada con las piernas en alto y 15 minutos después estoy como nueva. Vamos por la semana 6 y yo cuentos los minutos y segundos que faltan para superar las 8, que fue lo que duró mi embarazo anterior; después iremos por las 12 (los tres meses fatales) y luego por todo lo que resta. De a poco. Baby steps.
Se supone que la arveja ya tiene un corazoncito que late, y que mide medio centímetro aprox. El lunes al mediodía tengo el primer control con la obstetra.
Tuve una experiencia surrealista con otro médico en el medio, pero eso es toda una anécdota en sí misma.

4 comentarios:

  1. "baby steps", bunisimo, de a poco, dia a dia y cuando menos te des cuenta la arvejita sera un hermoso bb.

    ResponderEliminar
  2. ¡Vamos que se puede! Hurra por tus hormonas que son TUYAS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por los ánimos! Claro que se puede, siempre! El deseo es todo. De una forma u otra busca realizarse, no? :)

      Eliminar