lunes, 24 de febrero de 2014

Mi hermana y el gran susto

Cuando el sábado por la mañana mi hermana M. me ordenó, con la voz alterada por las lágrimas y la respiración agitada, que le diga a IC que pare el auto y agarre el puto teléfono, se me heló la sangre. Algo grave tenía que haber pasado. Efectivamente, mi cuñado, mi queridísimo cuña, S., se había caído de una escalera de 7 metros y estaba tendido en el suelo con dificultades para respirar. Ella lo vio caer de espaldas, lo vio golpear la tierra húmeda con la nuca y los omóplatos, vio doblársele las piernas por encima de la cabeza y finalmente rebotar contra el suelo, su cuerpito delgado completamente abandonado a la aceleración. No acá, a la vuelta, donde yo pudiera llegar corriendo como mi adrenalina me exigía, sino en el delta, río adentro, allá lejos, donde viven.
M. ya había gritado, puteado, comprobado los signos vitales de S., llamado a la lancha-ambulancia, armado un improvisado bolso, atado los perros, cerrado las ventanas, agarrado los documentos/plata/billetera/llaves, corrido la lancha para hacerle lugar a la ambulancia, intentado en vano comunicarse con un vecino, cuando nos llamó para que alguien le diga que todo iba a estar bien. Y estuvo, aunque parezca mentira. IC y yo, que estábamos en la calle, en Capital, dimos la vuelta en U y volamos a la estación fluvial de Tigre donde los vimos llegar: S. es una tablita, todo sujetado, con cuellera y suero, y mi hermana, férrea a su lado. Cuando nos vio parados sobre la dársena se desmoronó. Nos dimos un abrazo de esos que se dan en las malas, repleto de angustia y de incertidumbre, pero de ahí en adelante todo fue para mejor. Lo trasladaron a una clínica de la zona, lo dejaron en el shock-room, le hicieron tomografías, radiografías, ecografías; le buscaban fracturas, hemorragias, inflamaciones, hematomas. En su lugar se encontraron un flaquito pura fibra que acusaba un mareo de vez en cuando y algunos rasguños. Y dolor, mucho dolor, pero nada más.
Lo dejaron ir a las siete de la tarde. Fuimos a casa los cuatro, "por cualquier cosa": temíamos que la noche llegara con vómitos, fiebre o dolores de cabeza, y la idea de que entonces se encontraran de nuevo solos, lejos, en la isla, nos daba a todos la misma inseguridad.
Esa noche brindamos con el corazón repleto de alegría y alivio. Brindamos por la vida, en todas sus formas, por la suerte, por el amor. Ayer domingo los llevamos de nuevo hasta Tigre, donde un vecino los iba a ir a buscar con su lancha. Los vimos partir agarraditos de la mano, con una bolsa llena de estudios y el andar lento, cansino. Se subieron a la lancha felices de volver a su casa y nos saludaron sonrientes y agradecidos por la ventanita de la cabina.
IC y yo nos quedamos de este lado, contentos y un poco vacíos a la vez, viéndolos partir desde la dársena.

9 comentarios:

  1. Sin palabras. Me alegro de que todo esté bien, odio que hayan tenido que pasar por algo asi. Te mando abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Maga, fue una tensión inmesa, pero con final feliz! Abrazo grande

      Eliminar
  2. Puffff se me erizó la piel! Me alegro que S esté mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chiruu!! Si, por suerte está bien, aunque cada día le duelen más los huesos! Besotón

      Eliminar
  3. Aaayyy, que super susto!!! Menos mal que no pasó nada grave, te mando un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Irene!! Sí, mucha angustia... los 40 minutos hasta Tigre fueron un suplicio, pero por suerte terminó bien :)

      Eliminar
  4. ay por dios que susto!!! son esas momentos tremendas que nos hacen pensar en miles de cosas en un segundo, menos mal que esta bien, beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiii, mal! Mi hermana barajó mil opciones en esos minutos eternos, pero ninguno tenía el final feliz que la vida le regaló. Hay que tener mucho cuidado!

      Eliminar
  5. Ah! Y si alguna tiene esas escaleras extensibles de aluminio MUCHO CUIDADO porque S. se cayó debido a que FALLÓ LA TRABA y la escalera se empezó a cerrar con él arriba!!! Así que attenti!!

    ResponderEliminar