jueves, 13 de febrero de 2014

Semana 12

Y finalmente un día llegamos a primera base! En qué estado llegamos es un poco un intríngulis chíngulis, porque nos fuimos de vacaciones con el flamante resultado de una ecografía preciosa y desde entonces no tuvimos más noticias; peero suponemos que en ciertos casos (como este) cobra sentido el dicho no news, good news y miramos para adelante. El último escollo a sortear en esta primera etapa es la ecografía con "translucencia nucal y huesos nasales", que creo que es para medir el riesgo de síndrome de down y no sé si algo más. Si esto sale bien, ahí sí, festejamos con pitos y matracas y ya le cuento al mundo entero lo feliz que estoy. Lo feliz y lo calma, porque una vez pasado el sacudón hormonal y emocional inicial todo se fue calmando dulcemente y la vida siguió con su sencillo fluir. Descubrí que puedo vivir sin dedicarle a esta ciruelita que me crece adentro el 100% de mis pensamientos, cosa que por un lado me tranquilizó bastante, porque tampoco la pavada de convertirme en un monotema (aunque, por supuesto, es mi tema de conversación preferido), y, por el otro, me ayudó a que el tiempo se me pasara más rápido y llegara de una vez el tan temido -y ansiado- final del primer trimestre. Ahora la aventura sigue en el segundo.

3 comentarios:

  1. Maravillosoooooo! Vamos por el jonrón! (no sé como se escribe pero se entiende, no?) Un besote!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja gracias!! Síii, ni idea cómo se escribe, pero esa es exactamente la idea :)
    Abrazo Amapola!

    ResponderEliminar