jueves, 27 de febrero de 2014

Un variadito

Trabajo, trabajo, trabajo, mucho trabajo que se lleva las horas volando y me sorprende afuera de la oficina antes de llegar a la sensación de agobio. Lástima que cierro este libro y ya se termina: me esperan semanas de hacer la plancha y ahí sí, le relatividad del tiempo que se estira como un chicle jirafa de 9.30 a 17.30.
Fui a la obstetra. Me hizo recostar en la camilla, palpó un poquito y me avisó que el poroto va ganando lugar: el útero llega casi hasta el ombligo y ahora puedo decir, sin acudir a metáforas, que este bebé llena mi centro.
Escuché de nuevo su corazón, pero esta vez con un aparatito con el que la médica me iba presionando el bajo vientre; al principio me costó descifrar que esos "fffffff.... ffffffff.... ffffffff....ffffffff..." eran los latidos, estaba muy acostumbrada al más sencillo tucutú tucutú de las ecografías. Según IC este sonido es, sin embargo, más realista: "¿Cuál es el ruido de un corazón?", me preguntó, sencillo, como lo dice todo él. Y sí, claro, supongo que el de la sangre que circula, el ruidito a músculo que presiona para hacerla pasar. También escuché muchos ruidos fuertes, como cuando uno sopla sobre un estetoscopio, y resulta que esas interferencias eran las pataditas del pichón, que a juzgar por la frecuencia, se ejercita bastante ahí adentro.
Una novedad: ayer me cedieron por primera vez el asiento en un colectivo. Me sentí inexplicablemente orgullosa y creo que sonreí demasiado.

2 comentarios:

  1. Ay!! Qué momento! Ni me imagino cómo será eso, si me pasa (cruzo los dedos, de pensar en no tener hijos se me achica el corazón, por eso cada vez te entiendo más) voy a llorar como marrana! Me gusta recostarme sobre el pecho de él, mi amor, y escuchar todos los sonidos que hay ahí dentro, los pulmones cuando se hinchan, el corazón, los gluglu del estómago, es rarísimo, creo que nunca escuché todo eso tan claro, es muy raro pensar que somos cuerpos, cuerpos y tanta otra cosa intangible!

    un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y cuando veas en la pantalla una cosita que se mueve y entiendas que esa cosita no está en la pantalla sino adentro tuyo, que sos como una gran muñeca rusa a pesar de que no lo notes, no lo veas, no lo sientas... ni te cuento!!! Es una experiencia increíble. Hermosamente increíble, que vas a disfrutar como loca. Un abrazote Renata!

      Eliminar