miércoles, 15 de abril de 2015

Dos días

Dos días sin llorar lágrimas gordas y calientes, sin el puñal hurgándome en el alma, sin el rictus de dolor transformando mi cara en la careta triste del teatro.
No es valentía, como algunas de ustedes piensan. Esto solo está pasando por IC.
Es como cuando dejamos de fumar: yo no volví a caer en el vicio por él; él no volvió por mí. Sabíamos que el primero que cayera iba a arrastrar al otro, y todo el esfuerzo que no éramos capaces de hacer por nosotros mismos, sí podíamos hacerlo por el otro, y más.
El domingo a la noche IC se desmoronó. Hasta ahora, si bien se emocionaba, lloraba y la extrañaba, nunca lo había visto vaciarse de dolor. Solía ser yo la del duelo a la vista 24/7, pero el domingo le tocó a él.
Lloró, lloró, lloró y lloró más, y habló sin que pudiera entenderle nada al principio, y lloró más tranquilo después, y siguió hablando y ahí entendí que lloraba porque la extraña, porque no llegó a pasar un día del padre junto a ella, porque quiere volver a perderse en la profundidad de sus ojos y que su risa lo traiga a la realidad. Lloró porque extraña volver a casa del trabajo y escuchar el cotidiano "¿Quién llegóóóó? ¡Llegó papááááá! Hoooolaaaa papááááá" y verla hacerse la linda con él -porque sí, aunque no lo crean a los cinco meses ya se hacía la linda con su papá y era de lo más hermoso verlos, tan enamorados. Lloró porque le cantaba "Baby don't worry, about a thing, 'cause every little thing 's gonna be all right" y siente que le mintió. Lloró porque finalmente se nos cumplió el deseo de sufrir en su lugar, pero la puta madre, cómo duele.
Y yo, mientras escuchaba lo que me decía oí lo que necesita: poder apoyarse también en mí, aliviar la carga, no estar siempre para consolarme. Necesita verme bien para poder estar bien.
Y en eso ando, intentando estar bien por él, por ella, y por mí.

24 comentarios:

  1. Pufff...Cuánto dolor en tus palabras pero cuanto amor al mismo tiempo.Un amor puro y verdadero.

    Sed fuertes.Por los tres.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  2. Pobrecito, cuánto dolor, cuánto. Ámense mucho y mantengánse así, unidos, con el almita de Emilia revoloteando siempre cerca. Un día se tira por uno, el otro día se hace por el otro, y así el tiempo va fluyendo, sin apurar.
    Y sobre todo, sin culpas. No hay culpas acá, chicos, nada, pasó porque venía así y por el contrario, seguro que se hizo más de lo que se podía.
    Los abrazo a los tres.
    Seguimos saludando a la estrellita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un beso soplado para vos y tu hijito, gracias por tu comentario tan lindo ♥

      Eliminar
  3. Te lo diré una vez más y no me cansaré, cómo te admiro. Nos transmites tanto cariño... Un abrazo muy fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro abrazo fuerte fuerte para vos, todos sacamos fuerzas de quién sabe dónde cuando verdaderamente hace falta, no me admires, no hago más que lo que haría cualquiera ♥

      Eliminar
  4. Siento que no hay mucho para decirles, les mando muchos besos, siempre me acuerdo de ustedes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Irene, abrazotote para vos y gracias por recordarnos ♥

      Eliminar
  5. Sufrir en su lugar... Que descarnado, que dolorosamente cierto.

    ResponderEliminar
  6. Es tan importante poder compartir el dolor, poder apoyarse en el otro, sustentaros, llorar juntos... Llevar el dolor del otro se convierte en un peso imposible. Os admiro desde lo más profundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo todo siempre es más difícil. Siempre pienso que si no lo tuviera a IC, o si IC no fuera como es, no podría. Besos!! ♥

      Eliminar
  7. Muchas veces lo pienso, yo daría la vida por mi hijo y desearía que todo el sufrimiento del mundo recaiga sobre mi, dejándolo a él libre de todo dolor....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que como mamá es lo que deseamos todas, lamentablemente a veces no se puede y uno tiene que acompañarlos de la mejor manera. Besos! ♥

      Eliminar
  8. Es la manera de sanar el alma...llorar, vaciarse..es bueno, aunque duela mucho ver asi a tu marido y a él le duela verte a ti pero es necesario pasarlo...y cuando haya pasado el llanto pensad en Emilia, en que quiere verlos fuertes y felices.
    Besos..
    Majo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Majo, Emilia, siempre Emilia. Gracias por tus palabras ♥

      Eliminar
  9. el amor en pareja es sano cuando nos permite crecer, compartir el dolor, permitir ser uno mismo, deshacerse frente al otro, ser vulnerables. Reír y llorar juntos, Emilia los acompaña en este gesto tan humano de expresar todo aquello que sentimos, Emilia los acompaña en esa dolorosa expresión de extrañar, de padecer la ausencia, es más llevadero si entre los dos se abrazan, se dicen lo que se lleva adentro, Emilia les dejo el inmenso regalo de crecer en pareja, de ver a sus papas entregados uno al otro, consolandose mutuamente. A los hombre les cuesta expresar sus emociones, esto habla de IC un ser dulce, sensible, abierto a su propio dolor, compartiendo su alma , sus lagrimas. que linda que eres , tan mágica para hacernos sentir parte de tu vida, de tu aprendizaje. Aveces no puedo escribirte porque no se que decir, te leo, siento profundo, y me quedo en silencio acompañandote desde la distancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gaby, gracias por tu hermoso comentario, tus palabras son siempre bienvenidas y tu compañía en silencio también ♥

      Eliminar
  10. yo tampoco se que decirte muchas veces , solo que te abrazo y te deseo que puedan sanar y estar bien los dos

    ResponderEliminar
  11. Dolor y amor siempre van de la mano. Tiempo y sanación también. Tiempo...bendito tiempo. Emilia los va ayudar, con su luz...un abrazo

    ResponderEliminar