lunes, 13 de abril de 2015

El comentario desatinado

Cuando Emilia partió, IC le pidió a una vecina con la que tenemos confianza que se encargara de avisarle a los demás lo ocurrido, como para evitar que todos nos preguntaran por ella al vernos volver solos. Esta vecina cumplió, y encontrarnos con el resto fue menos dramático de lo que nos habíamos imaginado. En general, al cruzarnos en algún pasillo, los más cercanos nos dieron un fuerte y silencioso abrazo; los demás se hicieron los boludos, a lo sumo algún comentario sobre el clima, el nuevo súper que van a abrir en el barrio o sobre la perra que chumba cuando la dejan sola.
Pero está este vecino que evidentemente no habla con nadie y que, evidentemente también, no se enteró de lo acontecido. Con él ya nos cruzamos la semana pasada y se nota que registró que estábamos sin la beba. Ayer volvió a ocurrir: nos cruzamos fugazmente en la cochera.
Muy domingo, mucho silencio, se ve que el vecino en cuestión se sintió en la obligación de hacer algún comentario, y en un triste intento por ser gracioso, nos tiró: "¿A la nena ya la regalaron??".
Nos quedamos tan perplejos que no pudimos más que balbucear unos tímidos [estúpidos] "Sí, sí", mientras intentábamos a toda máquina procesar lo desatinado del comentario. "Hacen bien, yo también al mío", contestó mientras subía al ascensor para seguir con su vida, todo contento de su broma.
Las puertas se cerraron; IC y yo nos miramos, atónitos. Y el domingo nos aplastó de pronto con todo su furia, con todo el peso de la ausencia, con todo su dolor.

7 comentarios:

  1. Siento mucho ese comentario.Hay gente que no conoce aquellas palabras que existen en el diccionario y que merecen la pena practicar.Empatía es una de ellas. Compartir, escuchar, acompañar son otras muchas.

    Afortunadamente existen otras personas que las conocen y que quieren brindaros todo su apoyo.

    Un gran abrazo desde la distancia.

    ResponderEliminar
  2. Ay ay ay! yo creo que hubiera ido a golpearle la puerta para decirle en la cara lo mal que estuvo.
    Pero en que ayuda eso?
    pobre de aquel que no puede decir un "lo siento" o dar un verdadero abrazo a pesar de ser "solo vecinos".
    Pobre de él... honestamente....

    ResponderEliminar
  3. Puede pasar, cuántas veces nos pasa que ni registramos al otro, al vecino, a la persona que nos atiende, que nos habla. Si está muy metido en lo suyo, es un poco descolgado, y lo más probable es que le parezca que hace muy poco los vio con Emilia. Cuando sepa, se va a querer morir.

    Qué dolorosos son eso comentarios tirados al aire, sin pensar. Y otros: "cuando se relajen, van a quedar", "miprimahermanacuñada quedó cuando le tocó el ruedo al cura Pascual", o lo que me decían tan "dulcemente": "dios no te manda un hijo porque dejaste de creer, como castigo". A la pipeta! , Uffff, así es la gente, hay que tener-nos paciencia.


    AShiku

    ResponderEliminar
  4. Sí, la alienación de la vida en grandes ciudades, chicas, pero también mi hipersensibilidad. Imagínense que para mí Emilia ES TODO, pero al tipo qué le importa... Es como dice Ashiku, le habrá parecido que fue hace poco que nos vio a los tres, qué se va a imaginar... Pero sí, también, cuántos comentarios innecesarios se tiran por minuto. Ante la duda, callar! O empatizar. O preguntar directamente lo que se quiere saber.
    Abrazos de osa a todas ♥

    ResponderEliminar
  5. Me da por pensar en el pobre hombre, en lo mal que se va a sentir cuando se entere de lo que ocurrió.... y en vosotros, en el dolor tan grande y el desconcierto ante tal situación. Vaya papeleta.
    Lo siento muchísimo. De todos modos, he leído que ayer recordaste a Emilia y no lloraste, y tengo que decirte que admiro y me sorprendo por tu increíble fortaleza. Qué valiente eres!!.... un abrazo transoceánico.

    ResponderEliminar