martes, 7 de abril de 2015

La nube

A veces me pregunto si todo fue un sueño o si realmente existió; si Emilia fue mi hija, si la imaginé, si me la inventé. Miro una y otra vez esas bellísimas e insuficientes fotos y me sorprendo al recordar que hace dos meses y monedas la tenía conmigo, le cambiaba el pañal, le preparaba una mamadera, la bañaba, salía con ella, escuchaba su voz, era lo primero que veía al despertar y lo último que miraba antes de dormir... Son instantes de fuerte irrealidad en los que siento que miro la vida a través de una nube.
Después pasan y sigo, mitad autómata, mitad yo.

4 comentarios:

  1. Seguro una mitad más grande que antes, llena de Emilia. Se que aunque trate, no puedo imaginar lo que se siente, pero te acompaño y te mando abrazo enorme desde acá, desde mi cotidiano lleno de problemas boludos. Besos!!!!

    ResponderEliminar
  2. Tus palabras transmiten tantísimo; dolor, tristeza, pero también esperanza y dicha . Que paradoja. El sueño de Emilia fue real y eso nadie lo puede borrar. Seguimos acompañandoos.

    ResponderEliminar