jueves, 28 de mayo de 2015

Cuatro meses

"Yooo soy la pulga que sopapea a todas las pulgas! Que vengan en filita nomás, pero que vengan de a una que si no me asusto", te decía yo, teniéndote sentada frente a mí, y vos te reías pícara, como si entendieras. Esa sos vos, Emilia, mi princesa, mi chiquitina, mi porotita; la que daba besos sin ruido a los cinco meses; la que se arrastraba por la cama, quejándose por el esfuerzo de un intento de gateo demasiado precoz, a los tres, y le pegaba grandes bollos al gimnasio al mes. Sos la que saltaba incansable, aun con medio corazón. Sos mi sueño, sos mi ejemplo.
Cuatro meses sin vos, mi todo.
Lo siento. Perdón. Gracias. Te amo.
Te extraño, siempre.
Mamá

2 comentarios:

  1. Qué huella nos ha a dejado Emilia.Sobretodo a sus padres.Qué bonito que un ser tan pequeñito pueda irradiar tanta luz. Emilia sigue iluminándote todos los días desde el cielo porque no todo el mundo puede tener una madre como la de Emilia..

    ResponderEliminar