lunes, 4 de mayo de 2015

Las gaviotas vienen volando

Hay veces en las que las buenas noticias ajenas nos resultan hirientes, provocativas, dolorosas y todo se vuelve una nube gris y deslucida.
En cambio hay otras veces, las mejores, en las que las buenas noticias ajenas se sienten como propias, como victorias compartidas, alegrías que se duplican, se llaman unas a otras, se van desplegando como la soga de pañuelitos de colores que algún mago diestro saca por metros de su minúsculo bolsillo. La buena noticia es que la dulce Amapola ve venir a sus gaviotas volando suavecito hacia ella y su compañero de aventuras. Y se siente como un "YES, WE CAN" pero autóctono, bien de acá, como el mate, el tango, el dulce de leche y la legión de luchadoras que todos los días nos cantamos mentalmente este estribillo que hoy le dedico especialmente: "Vamos a punguearle a esta vida amarreta un ramo de sueños".
Suerte querida Amapola, lo mejor está por venir ♥

1 comentario:

  1. Uaaaaauu, qué linda entrada! Gracias, preciosa. A unas horas de la bendita llamada... ojalá que salga todo BIEN!

    ResponderEliminar