lunes, 19 de mayo de 2014

Armar o no armar

Amigos y conocidos que desean ayudar y/o desprenderse de las cosas que ya no usan de sus hijos chiquitos me siguen ofreciendo la bañaderita, ropa, el cambiador, etc. Lo hacen con tacto, pudorosamente, como no sabiendo cuál es la mejor manera para preguntarme si sigo aceptando cosas para Emilia, si estoy en stand-by o si directamente entré en etapa negación rotunda y plena, y rechazo llorando todo lo que venga en ese sentido.
Yo no sé cómo explicar la situación en la que me encuentro. Por un lado estoy positivamente segura de que no quiero llenar la casa de cosas de las que tal vez me tenga que desprender con sumo dolor; definitivamente no quiero tener que desmontar una habitación con ositos, cuna y carteles; no quiero un escenario que termine de destruirme el corazón en caso de que las cosas no salgan bien, y desde este punto de vista es que no estoy aceptando cosas grandes (léase bañaderita, cunas, cochecitos ni nada por el estilo). Pero, al mismo tiempo, Emilia está y es mi profundo deseo que siga estando, y creo que va a tener la fuerza, el impulso vital, el coraje y el apego a la vida suficientes como para lograrlo, así que también quiero actuar con la normalidad del que espera fervientemente a su bebé y empieza a disfrutar de su presencia por anticipado, juntando cositas que levanta en el aire para imaginar como le van a quedar.
Es basándome en esto último que decidí que le voy a pedir a mi suegra que teja como previsto un "porta- infant" color lavanda, porque quiero que actuemos en pos de ese día en el que la vamos a sacar del sanatorio para llevarla a casa. Y también voy a comprarle alguna ropita, porque no seremos materialistas pero quiero que mi chiquita tenga su ajuar. Porque quiero enfatizar que la estamos esperando y no negarla ni darme por vencida antes de tiempo.
En fin, esas son las dicotomías que dividen mis sensaciones últimamente.

6 comentarios:

  1. Qué difícil que debe ser y cuánta dulzura se desprende de tu escritura. Creo que todo lo que te haga bien para esperar a Emilia será bueno para ella también. Un bebé viene a este mundo desnudo y lo único que quiere en ese momento es estar con su mamá. Eso es todo. Lo demás se añade.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tenés razón! Qué hermoso lo que decís y qué bueno, porque amor nos sobra <3

      Eliminar
  2. Todo lo que te haga sentir bien le hace bien a Emilia, el resto se soluciona con una corrida al Alto Palermo, siempre que entro a bloglovin estoy esperando un post tuyo, te mando un beso grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenés razón, es tanto más simple!! se ve que a pesar de las resistencias me comí la maternidad a lo Hollywood! Eso de que hay que esperarlos con todo armado y funcionando me parece que no va a ir para nosotros... Gracias por estar siempre, beso grande!

      Eliminar
  3. Te sigo y te acompaño. Un abrazo. Chiru.

    ResponderEliminar