viernes, 16 de mayo de 2014

"Un poco de normalidad"

Eso me pidió IC, con la voz entrecortada, antes de anoche.
"La panza está acá y crece redonda, divina. Disfrutemos esto, disfrutemos las putas tres horas diarias que podemos vernos, riámosnos... No sé, paremos un poco de hablar de médicos, operaciones, enfermedad y angustia, volvamos a ser un poco nosotros porque todavía falta mucho y no podemos seguir así", me tiró sin respirar, entre bocados de una cena que no nos pasaba por la garganta. Mi primer reacción fue, digamos, una mezcla entre la sorpresa, la ofensa y el enojo; me sentí un toque herida. Después procesé y entendí que no me pedía que no habláramos de Emilia, sino que me pedía que habláramos de lo hermosa que va a ser, de cuánto la vamos a disfrutar y amar, de lo suave que se mueve en su mundo de agua dulce. Pero también de cómo terminó el capítulo de Mad Men de ayer, o del pago de las expensas, o de la comida de los cobayos, o de la última novedad de la oficina.
Y sí, tiene razón: no tenemos que dejar de ocuparnos del tema, pero sí impedir que nos absorba por completo, que nos robe la alegría o que nos prive de vivir plenamente lo bueno que sí está pasando, a pesar de que -inevitablemente- el monotema va a ser nuestro decorado de fondo durante los meses que quedan.
Para cuando IC llegó anoche yo ya tenía todo esto más masticado y algo digerido, así que por suerte la cosa fluyó. Preparamos unos ricos fideos con brócoli, miramos tele y cerramos la noche llorando de risa por una imitación suya que me resultó hilarante. Fue tanto lo que me reí que tuve que correr al baño para que no se me escape una gota de pis (esto sí que no me pasaba antes).
Supongo que esta es la famosa montaña rusa de emociones de la que hablan todos los que ya estuvieron en nuestro lugar. 

3 comentarios:

  1. Que lindos que son. Estoy muy sensible y me emociona todo muy fácil. Te mando beso y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  2. Y un aplauso a un compañero que sabe poner en palabras y pedir lo que necesita. De esos hay pocos. besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lucía, siempre tenés una palabra que es como un abrazo. Beso grande para vos :)

      Eliminar