lunes, 4 de noviembre de 2013

Día D

Escribo sobre el día D desde la cama, donde guardo obediente el reposo recomendado por mi nuevo mejor amigo: el anestesiólogo, que me hizo pasar un rato genial mientras ellos se ocupaban de pincharme los ovarios en busca de mis preciados óvulos, que al final de cuentas no resultaron ser más que tres y un cuarto dudoso. Por el momento no tengo noticias de nada, solo la panza hinchada y una pila de nueva medicación para los próximos días: ibuprofeno 600, un antibiótico, óvulos de progesterona, aspirineta y ácido fólico.
Yo me quedé algo amargada con eso de que fueran tan pocos óvulos, tanto pinchazo para solo obtener tres o cuatro huevitos, pero nadie más pareció lamentarlo: el doc se mostró optimista, y le dijo a IC que todo había salido perfecto. Mañana van a confirmarnos lo que ya nos adelantaron, que la transferencia sería el jueves. Mientras tanto yo me pregunto si habrán fecundado, si estarán sobreviviendo, si nos quedará material para transferir, un sinfín de signos de interrogación que de pronto acallo pensando que si todo hubiera salido mal, supongo que ya nos lo habrían avisado.
La fecha para la beta es el 18 de noviembre, exactamente dentro de 14 días. En la libreta que le dediqué a esta aventura abrí una página para anotar potenciales actividades distractivas. La cuestión es mantener mi cabeza ocupada, y creo que eso voy a lograrlo más que nada haciendo cosas con mis manos.

4 comentarios:

  1. amo las actividades distractivas; año pasado, cuando creí q tenía una enfermedad terminal o similar, mientras tenía que aguantar un par de días para los resultados de cada análisis, aprendí a tejer al crochet :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El crochet es especial para distraer la mente, tengo pensando dedicarme in extenso... No fue nada al final lo tuyo del año pasado?? Beso!

      Eliminar
  2. Espero que todo salga bien , otra pildorita que me aplico es déjalo fluir, déjalo ser, como la canción let it be de los beatles. No estoy en tu mismo proceso, pero soy una mujer de 60 años, que ha vivido y a tenido que aprender. jajaja. La vida es corta así que hay que sacarle el mejor partido, fluir con lo que se nos da y lo que no se me da lo dejo ir. La vida luego se encarga de mostrarme porque no y casi siempre es para mi bien. un abrazo, confía en el proceso que estas llevando, con consciencia, observando vas a conocerte y esto es una maravilla de ver y sentir de lo que uno es capaz. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Anónimo! Si tiene que ser, será... :)

      Eliminar