viernes, 1 de noviembre de 2013

Monitoreo #4

A punto caramelo. Así estamos -parece- mis óvulos y yo. Ya nos confirmaron que la aspiración será el lunes por la mañana, 8.30 hs. Nos dieron los papeles de consentimiento que tenemos que firmar, todas las indicaciones del caso, el frasquito para la recolección de la muestra y las recetas para la última medicación extra. Restan dos días de pinchazos y listo, basta para mí, basta para todos
Emocionalmente estoy mejor, y no se lo debo precisamente a las hormonas. Probablemente haya ayudado mucho la charla con IC, en la que -lo más amablemente que pude- le expliqué que no tengo resto como para andar controlándome, y que en estos días necesito que tamice absolutamente todo lo que quiera decir: todo pensamiento tiene que pasar, antes de salir, por su CCPI (Comité de Censura Preventiva Interno). Fue una charlita productiva que me alivió mucho, porque realmente no quería llegar al día D peleados. Tampoco tengo mucha cintura como para evitarlo: con los días me fui convirtiendo en una bomba de mecha corta, así que le pedí encarecidamente que se cargue al hombro la responsabilidad del diálogo.
Por lo demás, yo soy muy zorra, porque cuento lo villano e insensible que es pero callo que se está ocupando de la cena de toda la semana, que va a buscar con el auto donde le pido, que hoy que pudo me acompañó al monitoreo, etc.
Ser objetiva, en estos días, me parece imposible. Por suerte, falta menos.

2 comentarios:

  1. jaja CCPI me muero de la risa, si hablar ayuda y reconocer al otro lo que hace, que se siente valorado, los hace sentir de maravilla. Los hombres son analfabetos emocionales, darles tiempo para que aprendan, jajaj. y animo ...adelante. Desahogarse como ayuda, cuando tengo rabia golpeo un cojín, grito, digo lo que tengo que decir y se va. dejo ir. Descanso o cuando tengo miedo igual empiezo en el espejo a decirmelo, y me pregunto que es lo peor que puede suceder y el miedo se espanta, lloro cuando estoy triste, bailo, canto cuando estoy contenta. En fin dejo que las emociones salgan de manera adecuada y luego dejo ir. jaja me ayuda a no ahogarme. un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Anónimo, evidentemente no hay mejor terapia que dejar salir las emociones. Me encantó eso de "lloro cuando estoy triste, bailo, canto cuando estoy contenta", o de recitarle tus miedos al espejo. Son buenas formas de hacer catarsis! ¿Vos también estás en esto? Un beso!

      Eliminar