lunes, 22 de junio de 2015

10 meses y un día del padre

Ayer fue un día especial. Especial porque Emilia hubiera cumplido 10 meses, y especial porque fue el día del padre. Entre lágrimas, unos días atrás IC me había anticipado que no quería regalo, que no tenía nada que festejar, que el había sido padre pero que ya no lo era, etc. Yo le dije que eso no era cierto. Él es el papá de Emilia y eso nada lo va a cambiar, ni siquiera el hecho de que la leoncita de la casa no esté con nosotros en este plano. Él fue más padre que muchos padres. No solamente le cambió el primer pañal, le dio la mamadera, la vistió, la bañó, la arrulló, la amó, durmió con ella, la hizo jugar, le calmó el llanto por los cólicos, descubrió sus posturas favoritas, la paseó por toda la casa, la llevó a vacunar, a la pediatra, a cada ecocardiograma, aun teniendo que hacer malabares con su trabajo, sólo porque quería estar. La alentó, la arengó, la hizo reír, la besó hasta cansarla, la dejó colgarse de su barba a pesar de quedarse siempre con unos cuantos pelos menos, le preparó las mamaderas, le permitió saltar, estar con otros chicos y jugar, le permitió vivir plena y feliz, incluso sabiendo el riesgo que corríamos. No solo todo eso, que ya de por sí es tanto, sino que además le tocó bailar con la más fea y lo hizo con amor, con entereza, con altura, generosidad y valentía. Él la consoló y le calmó el hambre a fuerza de morisquetas y hamacadas durante ese eterno y horroroso 28 de enero, cuando tuvimos que tenerla en ayunas horas y horas antes de la operación. Él la hizo reír escondiendo su terror. Él me dejó que yo la acompañe hasta el quirófano sin chistar, porque sabía que era lo mejor para ella, a pesar de sus ganas de agarrarla y no desprenderse más. Él sonrió en esa última foto que nos sacamos los tres, a pesar de las lágrimas en sus ojos. ¿Qué es eso, sino un gran padre?
Tal vez no hubiera mucho para festejar, es cierto... pero cómo no celebrar haberla tenido entre nosotros, habernos convertido en padres gracias a ella, haber aprendido lo que es esa clase única e inigualable de amor... De eso no se vuelve. No se vuelve de ser padre, aunque nos toque vivir más que ella.
Así que como regalo le compré un libro de cocina que sabía que quería (Recetas de bodegones, de Pietro Sorba, muy recomendable para los gorditos de alma como nosotros), pero se lo di la noche anterior, para aminorar el impacto. Estuvimos horas eligiendo la receta con la que nos íbamos a agasajar, fuimos a comprar los ingredientes, y entre chin-chines y ajos picados nos demostramos, una vez más, que podemos ser felices. Incluso incompletos.

26 comentarios:

  1. Te quiero. Este post me emocionó mucho.

    ResponderEliminar
  2. No puedo leerte sin llorar, sin emoción. Se merecen lo mejor, ambos, y es así, no se vuelve de ser papá y él es digno padre de una leoncita. Besos, a cuidarse y a hacer todo lo que les haga bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te mando un abrazote enorme, a vos y a tu león ♥

      Eliminar
  3. Muchos besos para el papá de Emilia!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ♥♥♥ Gracias!!!! Qué lindo verte por acá, extraño tus posts!!!

      Eliminar
  4. A mi también me emocionaste mucho... me encanta leeros y descubrir cada dia vuestra fortaleza.

    ResponderEliminar
  5. Es una entrada preciosa.En ella recoges en palabras todo el amor que sembrasteis con Emilia. Allá arriba, Emilia está muy orgullosa de sus padres.

    Mucho ánimo y mucha fuerza.

    ResponderEliminar
  6. Precioso. No sabes la emoción que has transmitido con esta entrada. "Incompletos pero felices". Besos para ti y tu hermosa familia.

    ResponderEliminar
  7. Un abrazo enorme para ese gran papá

    ResponderEliminar
  8. puta me hiciste llorar en la oficina..... hermosisisimo, hermosisisimo texto.....
    sin conocerlos, deseo de todo corazon q todo lo mejor les llegue... TODO!
    Mariana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja perdón, efectos colaterales!! Yo los escribo en la oficina la mayoría de las veces y también lloro, jajaj A veces me tengo que limpiar la cara rapidito porque viene alguien :P Gracias por los buenos deseos, igual para vos!!! ♥

      Eliminar
  9. Me emocioné mucho al leerte...es tan triste como bonito lo que dices de IC, y ha de saber que siempre será papá de Emilia....eso no se lo puede quitar nadie.
    Os tenéis mucho amor y eso es muy importante. Suerte con esos TO y danos pronto una buena noticia, un abrazo.
    Majo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con amor, todo se puede! Ojalá que esto también!! ♥

      Eliminar
  10. me hace bien saber que uds dos se acompañan en esta travesia, con tu mariposa guiando desde algun lado... me gusta pensar eso.
    Ambos son valientes y le dan para adelante. Eso es amor, eso es vida aunque duela y mucho.
    un abrazo a los dos.
    Se puede aunque se sientan incompletos, claro que se puede.

    te quiero. Asi me sale decirtelo.

    ResponderEliminar
  11. Leo lo que escribes de ustedes tres y recupero la fe en el género humano. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario es precioso, pero lo que más me gustó es que cuando leí "ustedes tres" nos sentí tres. Gracias ♥

      Eliminar
  12. Hace poco leí en un blog acerca de una tristísimo pérdida, que en el Castellano existen adjetivos como "viudo" o "huérfano" pero ninguno que sirva para denominar al padre que pierde un hijo. Porque cuando se es Padre, ya se es para siempre. Un abrazo transoceánico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bellísimo, gracias, se lo conté a IC y se emocionó tanto como yo ♥ Un abrazo de vuelta, al otro lado del mar.

      Eliminar
  13. La incompletitud es la completitud, no existe otra cosa, siempre falta algo, y a veces hay que darse esos golpes brutales para verlo y apreciar la vida tal cual es (aunque siempre vuelva a haber días de mierda, qué le vamos a hacer...). Ustedes son padres y lo serán para siempre.

    Hace años empecé a seguir del blog de una pareja, luego ella quedó embarazada, y desde el primer momento, en las profundidades de EEUU, siendo todos mega cristianos, incluso los médicos, les plantearon un aborto porque la cosa venía muy muy muy complicada. El niño hoy tiene tres años pero su vida es realmente sacrificada, y para la enfermedad que tiene la esperanza de vida, con mucho viento a favor, es de 30 años... La cosa es que una vez alguien le dejó este post en el blog, y lo leí y me quedó muy guardado, y creo que va por donde estás yendo vos, disfrutar del momento, aprovechar el hoy, entender que no tenemos garantizado nada y que es este momento el único que tenemos. Te lo dejo por si lo querés leer. http://www.nytimes.com/2011/10/16/opinion/sunday/notes-from-a-dragon-mom.html?_r=0

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fuertísimo, lo acabo de leer, gracias por compartir. Intenso, emotivo, bello. 100% amor y entrega. Ufff, gracias ♥

      Eliminar